viernes, 29 de abril de 2011

En las costuras de la vida

Cuando crece la hierba

Entre grietas, en las costuras de la vida, emergiendo sobre el hormigón que cubre la ciudad, crece, infatigablemente, la hierba.
Al mirar por la ventanilla del coche, parado en un semáforo, vi estas espigas. Ligeramente cimbreadas por el viento, se levantaban entre los adoquines, ante un pequeño muro del que se desprendían viejas cerámicas, ya reventadas y descoloridas por el sol y la lluvia. Vida emergiendo entre la ruina permanente de la ciudad, entre el declive inexorable de lo que fue nuevo por un día. Esquivando la permanente amenaza de las calles, requiere los lugares que en un tiempo lejano, más antiguo que los intermitentes neones, fueron suyos.


1 comentario:

  1. A veces, los rincones más desolados, desbastados por el paso del tiempo y de los días producen una ternura extraña.
    Siempre me sorprenden estas imágenes por metafóricas, seguramente deformación profesional, ¿cómo se puede seguir viviendo, seguir creando vida desde algún tipo de desastre, sea cual sea?
    Ahora que estamos en primavera, no puedo dejar de imaginar una amapola acompañando ese querer seguir siendo y estando…
    Un besazo enorme por el regalo que suponen tus dibujos, por tu manera de mirar.
    Aurora

    ResponderEliminar