lunes, 28 de julio de 2014

EGON SCHIELE, NARCISO DESAFORADO

Egon Schiele, autorretrato

Egon Schiele, autorretrato con la expresión desfigurada

"En mí se dan cita toda la belleza y las cualidades nobles. ¡Qué feliz tienes que ser por haberme parido!" 
(Fragmento de carta de Egon Schiele a su madre). 

A un tipo así dan ganas de ni saludarle. Por eso y por cosas peores. Aunque..., pobre Schiele, murió con 28 años, víctima de la terrible epidemia de gripe que se desató en Europa al finalizar la Primera Guerra Mundial. ¿Sus autorretratos muestran su egolatría, su narcisismo? Sí, sin duda. Pero también, como toda su obra, son un descubrimiento. 
Esto solo son unas copias, réplicas con un toque de imaginación, con un cambio de técnica, de materiales... Como estos otros dibujos que ya había publicado en anteriores entradas. Me gusta Schiele, está en mi retina.               

viernes, 18 de julio de 2014

PHILIP GUSTON, ENTRE BOMBILLAS Y SUELAS DE ZAPATO

Philip Guston Pintando fumando comiendo

Philip Guston callejón perro

No es fácil valorar la obra de Philip Guston, ni tampoco es posible olvidarla. Todo en sus pinturas elude las tradiciones, convenciones y cánones del arte. Desde luego, no puedes apreciar belleza y no parecen preocuparle demasiado ni el color, ni las formas. Así que primero no haces mucho caso, pero pronto la memoria regresa a ese rosa apagado, a esa composición indiferente.
Para captar el enigma, nada como papel y lápiz. Copiar para comprender el sentido, el misterio de la permanencia en el recuerdo del difícil Philip Guston, que me obliga a ver y a dibujar bombillas y suelas de zapato y calles y estancias y almas desesperanzadas.                
 

viernes, 23 de mayo de 2014

UN MAL DÍA

un mal día

Si te encuentras con un mal día, esquívalo como sea. Lo reconocerás porque los malos días son pesados, deformes, pegajosos e incluso violentos. No tienen pies capaces de viajar por el aire ni cintura para bailar nada. 
Los malos días consumen como picada de vampiro. Si te atrapa uno, te sentirás como el asiento de un tren de cercanías, siempre sucio y soportando el desplome de una pesada y asfixiante carga tras otra, esperando que al fin la jornada acabe en una oscura vía muerta.  
Deshacerse de un mal día es una victoria tan difícil como heroica. Lo mejor es siempre evitar que te atrape, correr, esconderse..., lo que sea pero que el mal día pase de largo. Que continúe tan solo como merece.   

                 

miércoles, 30 de abril de 2014

EL GRITO (TRAS EDVARD MUNCH)


Cuando gritas, se trastoca la correcta posición de cada cosa, el orden con que todo fue cuidadosamente dispuesto. Objetos sin duda inanimados pierden repentinamente su lugar en el espacio cotidiano, huyen nerviosos, confusos, desplazándose como microbios vistos al microscopio, en busca de un lugar donde sentirse a salvo. 
Y ¿qué decir de la estampida del aire, de los huracanes sin destino provocados por palabras, aullidos y lamentos?
Ya lo vio bien el maestro Munch. Pero todo ha de ser renovado, incluso el cataclismo de un grito.