jueves, 23 de julio de 2015

SUEÑOS DE LUZ OSCURA

Dibujo retrato de hombre, sueños de luz oscura

Se llaman sueños de luz oscura porque habitan yermos campos de miedos golpeados por vientos de recuerdos capaces de abatir esperanzas y deseos. 
Pesan tanto que quien carga con ellos no puede caminar mirando al frente. Es como si evitara la lluvia en los ojos, pero son las tormentas de la memoria las que le vencen, la fatiga de tantas fantasías y pasiones contenidas.      



jueves, 16 de julio de 2015

TIEMPOS MEJORES


Fragmento de pintura, técnica mixta


El pintor escoge tema, el objeto de su dedicación, entre infinitas posibilidades. La más humilde tuerca puede ser el motivo esperado. También puede inspirarse en las obras de los maestros o utilizar fotografías u otros medios desde los que arrancar una interpretación personal. 
Los objetos o los paisajes pueden contemplarse de cerca o de lejos y desde cualquier perspectiva. Los constantes cambios de la naturaleza permiten explorar todo tipo de matices en la luz o los fenómenos atmosféricos, y el ritmo anual y vital de las cosas puede captarse sin posibilidad de repetición. También las personas, con nuestros cambios físicos o de humor, somos un tema siempre sorprendente. 
Si todo esto no fuera suficiente, el pintor dispone de su ingenio para disponerlo y alterarlo todo a voluntad, de la imaginación para crear otros mundos posibles y de los sueños para mostrar la psique humana. Además, puede optar por la abstracción como forma de expresión personal, inventando espacios para la meditación o el gozo. 
Así que si al pintor no se le ocurre qué pintar, mejor refugiarse en un bocata de chorizo, disfrutar con los rojos del pimentón y del blanco sucio de la grasa, tomar una cervecita y... tranqui que no pasa nada, que el verano no está hecho para angustias vitales y ya llegarán tiempos mejores.


viernes, 10 de julio de 2015

jueves, 2 de julio de 2015

SOY YO


Es bien extraño dibujar. A veces no consigues ni un sencillo trazo que haga reconocible un tomate y otras, el lápiz viaja con seguridad militar.   
Esa es la historia de este retrato. Un día, mientras hablaba por teléfono, arranqué una hoja del bloque de papel para notas y fui haciendo sin pensar. Cuando colgué, sorpresa: ese soy yo. 
En apariencia, diréis que no soy yo, pero yo sé que soy yo aun sin serlo. Quizás no se parezca mucho a mí y, desde luego, es más joven y tiene los ojos más abiertos de lo que yo nunca los tuve, pero pasa como con esos paisajes que renacen al amparo de una corriente (que si impresionismo, que si expresionismo...) con nuevos colores y formas que los muestran mejor que una fotografía de postal. 
Así que no hay nada más seguro con menos argumentos ni nada más incierto que sea más verdad: ese soy yo.