sábado, 9 de abril de 2016

A LA CANCHA


Este dibujo empieza en Misha Kominek, pasa por Baselitz y acaba en mi libreta. 
Cada cual aporta lo suyo. Kominek, un viaje a Salvador de Bahía y una fotografía certera y reveladora; Baselitz, una particular representación de lo humano que siempre me conmociona y violenta; y yo, humildemente, escojo de la foto un personaje e intento convertirlo en un dibujo que conserve la sustancia sin realismo. 
Así ha acabado. Dos interpretaciones que más bien parecen una escena: jugadores camino de la cancha, un espacio sobre el asfalto de la ciudad que ellos cada día deciden dónde empieza y acaba.                        

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada